Microinteracciones: El secreto de crear un gran diseño APP

Microinteracciones

En la mente de todo diseñador web existe un inmenso mar desbordado de posibilidades, en donde a diario nadan nuevas ideas. Es por ello que viven de reto en reto, como capitanes de barcos que buscan a la gran ballena blanca. Esta ballena no es más que las ideas que irán a satisfacer cada una de las necesidades de los usuarios.

Es por esta razón que todo diseñador Web se ve en la necesidad de desarrollar diseños frescos y comerciales que generen soluciones; que impacten y estimulen el ojo común del usuario. Este es el objetivo principal de los elementos multimedia que encuentras en las aplicaciones web, es a esto a lo que llamamos: MICROINTERACIONES.

Microinteracciones: ¿Cómo podemos definirlas?

Las Microinteracciones no son otra cosa que esos sencillos detalles interactivos que se generan en la interfaz, y que ocasionan que nuestra mente reaccione con una respuesta inesperada, logrando sorprender agradablemente al usuario.

Toda microinteracción debe contar con estas 3 características para que sea exitosa:

  • Deben ser útiles: Si no es útil, no sirve.
  • Deben sorprender al usuario: Toda microinteracción debe generar una sorpresa agradable al usuario. Con esta sorpresa el usuario debe sentir que descubre algo nuevo y ese algo debe mejorar la experiencia de navegación del usuario.
  • Deben facilitar la comprensión: Las microanimaciones son como los chistes, si tienes que explicarlos pierden la gracia. Recuerda que el objetivo principal es ayudar al usuario, no confundirlo.

Aquí dejo algunos de los usos de las Microinteracciones:

  • Completan tareas sencillas
  • Conectan dispositivos
  • Controlan procesos en ejecución, como el volumen del audio
  • Ajustan algunas configuraciones
  • Generan secciones de contenido
  • Activan o desactivan características o funciones

Microinteracciones: ¿Cómo se conforman?

Cuando el diseño es atractivo y está bien pensado, el usuario pondrá toda su atención a las cinco partes que conforman a una microinteracción:

  • El Detonador: Es el responsable de iniciar la microinteracción.
  • La Regla: Es la que define lo que sucederá.
  • La Retroalimentación: hace que el usuario reconozca que es lo que sucede.
  • La Modalidad: Es la que define las configuraciones de la microinteracción
  • El bucle: Es el que determina el ciclo de repeticiones de la microinteracción.

Microinteracciones: ¿Cuáles son sus usos?

Una vez aquí, podemos decir que las interacciones sirven para informar al usuario de manera visual los cambios u acciones realizadas en una aplicación web. Sin embargo, hay tres pilares que sostienen el éxito de las Microinteracciones:

  • Destacan cambios en la interfaz: Las Microinteracciones alertan al usuario de cambios u acciones específicas con animaciones divertidas.
  • Disminuyen el esfuerzo de los usuarios: Es aquí donde develamos el misterio de los formularios de búsquedas o cualquier formulario web. Otra de las virtudes de las Microinteracciones son los autocompletados, que no solo disminuyen el esfuerzo sino que permiten que las aplicaciones terminen pensado por ti.
  • Notifican sobre cambios u acciones específicas realizadas con éxito: Las Microinteracciones tienen el mágico poder de potenciar las acciones realizadas por el usuario en una aplicación. Estas no solo ofrecen alertas visuales para mostrar los cambios de estado de ciertos elementos, sino que también informan al usuario sobre las acciones del sistema. Uno de los ejemplos más comunes son las notificaciones que da el sistema cuando necesita recursos para seguir ejecutando una aplicación.

Otro de los ejemplos que vemos a diario es cuando el sistema realiza alguna acción de manera satisfactoria y avisa al usuario de esta acción. A diario convivimos con miles de interacciones como cuando se nos avisa de un correo enviado, una ventana cerrada, la activación correcta de una cuenta o la confirmación para eliminar un elemento.

Aunque las Microinteracciones se apoyan en las alertas visuales, existen ciertos casos en donde la información textual también se constituye en una microinteracción para que el mensaje le quede mucho más claro al usuario.

A manera de conclusión (o explicar el chiste)

Está comprobado que para que una app sea exitosa debe contar con dos características imprescindibles en todo desarrollado web, estos son los detalles y las características. Las características son las que enganchan al usuario con tu aplicación.

Los detalles son los que mantienen a esos usuarios interactuando una y otra vez con tu aplicación, haciendo que esta sea más usada, sobresaliendo entre las demás de la competencia.

Ten en cuenta que si tu aplicación posee buenas Microinteracciones, el usuario quedará enganchado garantizando mayor retroalimentación.

Así como todos los caminos conducen a Roma, todos los desarrollos deben conducir a un diseño más humano donde el usuario sea el protagonista. Muchos desarrolladores dejan a las Microinteracciones en segundo plano de importancia, cuando en realidad son las que permiten ese sentimiento de satisfacción y bienestar en el usuario.

Como diseñador de aplicaciones web debes reconocer que la implementación de Microinteracciones exitosas es tan importante como el diseño de las mismas. Todo diseñador debe intentar al máximo crear aplicaciones más “humanas” para que su relación con el usuario sea más confortable.

Por último, con todo lo antes descrito, podemos decir que las Microinteracciones son mucho más importantes de lo que parece, y a diario nos demuestran que no son algo decorativo o circunstancial en el diseño de aplicaciones web.

Es gracias a las Microinteracciones que podemos darle ese “toque humano” a nuestras aplicaciones web, creando un vínculo con el usuario mucho más fuerte, dando la sensación de que nuestra aplicación cumple con la usabilidad que ofrece.

Comentarios